Avda. Estación, nº 6 03005 Alicante – Telf. 965 98 89 00

La familia de Rafael Martínez Morellá dona al Instituto Gil-Albert la colección privada de libros de la CAPA

En total se trata de un legado de 157 volúmenes que enriquecerán los fondos documentales y bibliográficos de la Casa Bardín

El Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert ha recibido la donación de la colección particular de libros de la CAPA de la familia de Rafael Martínez Morellá. La desaparecida Caja de Ahorros Provincial de Alicante publicó durante los años setenta y ochenta estos ejemplares sobre temáticas alicantinas de gran difusión y acogida por su regularidad y por facilitar la publicación de estudios, investigaciones e incluso obras de creación realizadas entonces en la provincia.  

Martínez Morellá fue presidente de la entidad financiera y tras su jubilación ocupó el puesto de director honorario de la Obra Social. Los ejemplares de su propiedad los encuadernaba en piel junto con las dedicatorias de sus autores. Ahora, el IAZ ha recibido esa colección de manos de su hija África Martínez Sampedro, acompañada por sus sobrinas e hijas de su hermano Rafael Martínez Sampedro.

La familia ha donado tanto los ejemplares que conservaba de la colección principal como otros de la serie “Papeles alicantinos”, donde se transcribían y recuperaban documentos antiguos, entre otras ediciones. En total, se trata de un legado de 157 volúmenes para incorporarlos a los fondos documentales y bibliográficos de la Casa Bardín.

La colección principal se inició con el poemario Palabras de mi amor y mi destino de Vicente Mojica e incluyó a partir de entonces distintos géneros, por lo que aportó una gran riqueza al conocimiento del patrimonio cultural de la provincia de Alicante.

Por otro lado, su nómina de autores refleja un buen repertorio de las firmas que contribuían a la producción cultural de esos años. Los libros se editaban con cubiertas blandas y portadas ilustradas mayoritariamente por conocidos artistas locales. También fue importante para canalizar investigaciones en unos años en los que la Universidad de Alicante no tenía sección de Publicaciones.

Martínez Morella fue médico y ocupó diversos cargos públicos sanitarios. Recibió la Orden Civil de Sanidad de Plata y la Cruz de primera clase de la Orden de Beneficencia y mantuvo también una actividad política como concejal del Ayuntamiento de Alicante (1961-1967) y vicepresidente de la Diputación (1964-1967), además de su importante vinculación a la CAPA.  

 

 

El Instituto de Cultura Gil-Albert dedica unas jornadas estivales a la recuperación literaria de Rafael Azuar

La Casa Bardín acogerá el encuentro los próximos días 15, 16 y 17 de junio

Bajo el título “Rafael Azuar: la aventura literaria”, el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert ha organizado unas jornadas de verano para recuperar la obra y la figura del escritor ilicitano. La Casa Bardín acogerá del 15 al 17 de julio estos encuentros que incluirán varias intervenciones, una lectura poética y la presentación de la última edición de la novela Modorra.  

Esta nueva propuesta forma parte de una serie de iniciativas emprendidas por el Gil-Albert tras recibir el legado documental y la biblioteca del escritor por parte de sus seis hijos, entre ellas la convocatoria de una línea específica para estudiar su obra en las ayudas de investigación de este año.

  El programa arrancará el lunes 17 de julio con las ponencias “Legado Azuar. Conservar para difundir” de Cristina V. Llorens, subdirectora de Documentación del IAC, y “La trayectoria lírica de Rafael Azuar Carmen. Hacia una poesía reunida”, del filólogo Manuel Valero, uno de los dos beneficiarios de la ayuda de investigación convocada. La sesión finalizará con una lectura poética a cargo de Carolina Martínez, Macarena Palma, Pep Rubio y Juanjo Payá.

El martes 16 se dedicará a sus novelas y se abrirá con la ponencia “Sociedad rural en la novelística de Rafael Azuar” de José Ferrándiz, director cultural del Gil-Albert, a la que seguirá la presentación de la reciente edición de Modorra, en la que estarán Isidro Monzó, alcalde de Salinas, y Rafael Azuar Ruiz en nombre de la familia.

Por último, el miércoles 17 se iniciará con la intervención de Juana Mª Balsalobre, directora de Arte y Comunicación Visual del IAC, titulada “Artistas y libros de Rafael Azuar”, que dará paso a dos actos posteriores de la serie “Descubre una obra de arte” en la que siempre se exponen los originales que se comentan. Primero se hablará de la obra de Enrique Lledó que se incluyó en la portada de Primera antología (1938-1990), contando como ponente con Amalia Lledó de la Casa-Estudio Enrique Lledó, y en segundo lugar será el pintor y escultor José Díaz Azorín.

Rafael Azuar

Rafael Azuar Carmen (Elche, 1921-Alicante, 2002) compaginó la literatura con su profesión de maestro. Destacado novelista en los años cincuenta y sesenta desde que apareció Teresa Ferrer (1954) en la colección La Novela del Sábado, fue uno de los finalistas del Premio Planeta con Los zarzales en 1958, aunque la obra fue retirada a última hora y no se editó hasta el año siguiente en Valencia. En los años sesenta publicó Llanuras del Júcar (1965) en Editora Nacional y obtuvo el Premio Café Gijón de novela corta con Modorra (1967. Aún sería autor de otra novela corta, Crónicas del tiempo de la monda (1978), accésit al Premio Gabriel Sijé, y de varios relatos breves. Por otra parte, cultivó una amplia obra poética, llegando a publicar una Primera antología (1938-1982) y posteriores poemarios. Como ensayista reflexionó sobre el género de la novela en El diálogo y los personajes en la novela (1970) y Teoría del personaje literario (1987), y además colaboró en prensa, casi siempre con artículos sobre literatura.

 

 

El Instituto de Cultura organiza una lectura colectiva de un texto de Gil-Albert sobre el Velázquez del Museo Diocesano de Orihuela

La actividad tendrá lugar mañana jueves a las 12:30 horas ante el cuadro del insigne pintor y contará con la participación de siete lectores

Las palabras que Juan Gil-Albert escribió sobre el lienzo La tentación de Santo Tomás de Aquino de Diego Velázquez, que vio en 1950 en el Museo del Prado, sonarán mañana 4 de julio, día en que se cumple el 25 aniversario del fallecimiento del escritor alcoyano, ante el propio original conservado en el Museo Diocesano de Arte Sacro de Orihuela.

Esta propuesta, organizada por el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert, tendrá lugar a las 12:00 horas y contará con la intervención de siete lectores que pondrán voz a la descripción y comentarios de la obra que Gil-Albert incluyó en su libro La trama inexplicable. Los participantes serán José Antonio Martínez García, Mariano Cecilia y Gemma Ruiz, director, director técnico y conservadora, respectivamente, del museo oriolano, Aitor Larrabide, director de la Fundación Miguel Hernández, así como Juana María Balsalobre, Juanjo Payá y José Ferrándiz, directora de Arte, subdirector de Actividades y director cultural del IAC. En el acto se repartirá además un opúsculo con el texto gilalbertiano y la reproducción del cuadro en la portada, que posteriormente también se entregará a visitantes del centro.

La tentación de Santo Tomás de Aquino se atribuyó en principio a otros autores hasta que, ya en el siglo XX, se confirmó la autoría de Velázquez. Realizada entre 1631 y 1633 tras su regreso de Italia, es una de sus pocas pinturas religiosas y representa el momento en el que Tomás de Aquino cae de rodillas mientras un ángel le sostiene y otro va a colocarle el cíngulo blanco de la castidad después de haber rechazado con un tizón encendido a una tentadora, que aparece en su huída.

El cuadro ha estado en las grandes muestras de Velázquez del Museo del Prado en 1950 y 1990, y además viajó a la National Gallery de Londres en 2008 y al Museo del Louvre de París en 2015.  

 

El Instituto de Cultura Gil-Albert recuerda al escritor Gonzalo Fortea con una revisión de su trayectoria literaria

El acto incluirá la proyección del corto El criminal, basado en uno de los cuentos del autor noveldense

El Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert ha organizado mañana martes una mesa redonda que, bajo el título ‘Gonzalo Fortea en resumen’, repasará la trayectoria literaria del escritor noveldense. La cita será en la Casa Bardín, a partir de las 19:00 horas, e incluirá la proyección del corto El criminal, basado en uno de sus cuentos.

La nueva propuesta contará con la participación del profesor Xavier Carro, el director del corto, Carlos Canet Fortea, el dramaturgo y actor, Antonio Lafuente, y el director cultural del IAC, Pepe Ferrándiz. Además, Marina Torrecilla y Morgan Blasco procederán a la lectura de algunos fragmentos de la obra de Fortea.

Narrador y ligado al arte con la Galería Italia, Gonzalo Fortea (Novelda 1929-Alicante 2009) publicó sus libros en los años setenta y ochenta. Las situaciones kafkianas que vivían sus personajes y el manejo del humor del absurdo convertían sus breves relatos surrealistas en metáforas del hombre derrotado, víctima de su indefensión en el mundo. Su producción fue escasa y se limitó a cuatro libros: Mi primer contacto con el millonario (1972), Tres historias de ciencia ficción (1974), Corazón frío (1974), e Historias de un hombre dormido (1986), que recibió el Premio Tertulia Arniches al año siguiente.

En 1991 el Instituto Gil-Albert editó la antología Resumen en la Colección Narrativa que dirigía Carro, mientras que el fotógrafo y sobrino de Fortea, Carlos Canet, realizó el corto El criminal, de once minutos de duración y basado en su relato homónimo. Además, la compañía Armónico Impar, dirigida por Antonio Lafuente y Giulia Varoto, ha adaptado  varios de sus cuentos al teatro, dentro del proyecto beneficiario de la Residencia Estruch 2019 del Teatro Principal de Alicante.

La familia de Rafael Azuar dona la biblioteca y el archivo del escritor al Instituto de Cultura Juan Gil-Albert

Un equipo del IAC coordinado por Cristina Llorens ha llevado a cabo el exhaustivo proceso de inventariado de los fondos

El legado cultural del escritor ilicitano Rafael Azuar pasará a formar parte de los fondos del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert gracias a la donación de su biblioteca y archivo por parte de la familia. Así lo ha explicado esta mañana el hijo del novelista, poeta y ensayista, Rafael Azuar Ruiz, quien junto a sus hermanos ha dado a conocer los detalles de esta herencia literaria.

Originales, cartas, borradores, fotos y cuadernos manuscritos de Azuar (Elche, 1921-Alicante, 2002), así como los cerca de dos mil quinientos libros de su biblioteca, con más de trescientos de ellos dedicados por sus autores, pasarán a ser de dominio público al decidir sus seis hijos –Gemma, María Jesús, Pilar, Julia, Rafael y César– donar estos importantes fondos al IAC. El legado ya ha sido depositado en la Casa Bardín, tal como ha explicado el director cultural del Gil-Albert, José Ferrándiz, tras un exhaustivo proceso de inventariado llevado a cabo por Cristina Llorens, subdirectora de Documentación del Instituto, junto a los técnicos Macaranea Palma, Carolina Martínez García y Pep Rubio.

El archivo consta en su mayoría de carpetas con multitud de sobres que contienen correspondencia, hojas sueltas de sus escritos, libretas con versiones manuscritas de relatos, artículos y poesías, originales y copias mecanografiadas de novelas, ensayos y poemarios, guiones de colaboraciones en radio y recortes de prensa con sus artículos publicados.

De la novela Modorra, con la que obtuvo el Premio Café Gijón en 1967, se han encontrado seis ejemplares mecanografiados, entre originales y copias, algunos de ellos con anotaciones y correcciones. También se han contabilizado cerca de ciento cincuenta documentos sobre poesía, incluso con poemas inéditos. El epistolario incluye cartas de Jacinto Benavente, Vicente Aleixandre, Josep Pla, Alonso Zamora Vicente, Carmen Conde, Concha Espina, Eduardo Mendicuti, Mª de Gracia Ifach, Guillermo Carnero, Andrés Amorós, Vicente Molina Foix, Matilde Asensi y el compositor Rodríguez Albert, entre otros. Se conserva, además, correspondencia con compañeros de Alicante como Vicente Ramos, Vicente Mojica, Manuel Molina, Joan Valls o el pintor Pérezgil.

La biblioteca revela, por una parte, sus preferencias literarias por la poesía universal y la literatura francesa y confirma, por otra, el seguimiento que tenía de los autores amigos y de los jóvenes que emergían en Alicante en los años sesenta y ochenta. Hay ejemplares dedicados por Joan Valls, Carlos Sahagún, Gil Albors y Alonso Zamora Vicente, entre otros, y no faltan números y colecciones de revistas literarias como ÍnsulaLa estafeta literaria y Ateneo. Asimismo, la colección de fotografías aporta un gran interés documental y gráfico con imágenes de tertulias, reuniones y actos literarios en los que participó a partir de los años cincuenta.

Rafael Azuar Carmen (1921-2002)

Rafael Azuar Carmen fue un novelista, ensayista y poeta, ligado a la generación alicantina de postguerra, cuyas obras se dieron a conocer a partir de los años cincuenta. Puso empeño en editar su narrativa fuera de Alicante, lo que explica que algunos títulos de su producción novelística encontraran su salida en Madrid o Valencia. Maestro de profesión, su familia residió en Alicante desde que él tenía nueve años y en esta ciudad desarrolló su obra literaria. Fue uno de los finalistas del Premio Planeta con Los zarzales (1959). En los años sesenta editó Llanuras del Júcar (1965) y obtuvo el prestigioso Premio Café Gijón de novela corta con Modorra en 1967.  

Por otro lado, cultivó una amplia obra poética, llegando a publicar una antología en 1982 y nuevos poemarios con posterioridad. Como ensayista reflexionó sobre el género de la novela en El diálogo y los personajes en la novela (1970) y Teoría del personaje literario (1987) y firmó además numerosos artículos de crítica literaria en prensa, algunos recogidos en libros como Viñetas (1989) y La aventura literaria (1995).

Azuar formó parte del Instituto de Estudios Alicantinos, entidad con la que editó varias obras tanto en la etapa en que la institución tenía esa denominación, hasta 1983, como en la posterior en la que pasó a llamarse Instituto de Cultura Juan Gil-Albert.

La escritora Mª Carmen Cortés revisa la historia del Convento de las Capuchinas y su evolución desde el siglo XVII en Alicante

El Instituto Alicantino de Cultura Gil-Albert presenta mañana el libro sobre el monasterio fundado por la madre Úrsula Micaela en 1672

El Instituto de Cultura Juan Gil-Albert presentará mañana el libro Historias de Alicante a través del claustro de las capuchinas. Siglos XVII-XXI, un estudio de Mª Carmen Cortés que aborda la evolución en el contexto de la ciudad de este convento fundado por la madre Úrsula Micaela en 1672.

El acto tendrá lugar mañana jueves 30 de mayo en la Casa Bardín, a las 19:30 horas, y contará con la intervención de la propia autora, así como de la profesora de la Universidad de Alicante, Inmaculada Fernández Arrillaga, y del director del departamento de Publicaciones del IAC, Joan Borja. Desde el prisma del convento de clausura, el libro recoge los acontecimientos sucedidos en Alicante a partir del siglo XVII para concluir aludiendo a la investigación forense del cuerpo de la fundadora de la congregación.

Cortés Sempere es doctora en Historia y ha publicado artículos y libros relacionados principalmente con el papel de la mujer en la Edad Moderna. También es autora del estudio El pintor Claudio de Lorena en la corte de Felipe IV y coautora Historia del Trabajo Social del Ayuntamiento de Alicante (1977-1990). Tras una dilatada trayectoria como trabajadora social, actualmente la escritora preside la asociación Casa Oberta, centrada en la atención de jóvenes en riesgo de exclusión social, y es secretaria de Klías, asociación dedicada a la investigación de género.