Juan Gil-Albert

 

          Juan Gil-Albert (Alcoy, 1 de abril de 1904 – Valencia, 4 de julio de 1994) es el nombre literario que adoptó Juan de Mata Gil Simón, uno de los grandes autores de la literatura española del siglo XX. Gil-Albert pasó los primeros años de su vida en su ciudad natal, pero, cuando tenía nueve años, su familia se trasladó a Valencia, donde acabó el Bachillerato y comenzó a estudiar Derecho y Filosofía y Letras. En 1927 publicó la colección de relatos La fascinación de lo irreal, con cierto aire decadentista, y Vibración del estío. En 1936, Manuel Altolaguirre le publicó, en la colección “Héroe”, el poemario Misteriosa presencia, al que seguirían Candente horror, ese mismo año, y, ya en 1938, Son nombres ignorados. Fue uno de los fundadores de la revista Hora de España y participó en la organización del II Congreso Internacional de Escritores Antifascistas que se celebró en Valencia durante la Guerra Civil. Aquellos años han quedado recogidos en el volumen Memorabilia (1975).

 

          Al acabar la guerra, Juan Gil-Albert pasó a un campo de refugiados en Francia y se exilió, primero en México y luego en Argentina. En México siguió colaborando en diferentes revistas, como, por ejemplo, Taller, dirigida por Octavio Paz, e incluso escribió crítica cinematográfica. Ya en Buenos Aires, colaboró en diarios importantes, conoció a Borges y publicó Las ilusiones con poemas de El convaleciente (1944). En 1947 regresó a Valencia y, aunque publicó un par de obras de poesía, El existir medita su corriente (1949) y Concertar es amor (1951), permaneció alejado del mundo cultural español de la época.

 

           Su recuperación crítica (y su valoración por parte del público) se produjo a partir de 1972, tras aparecer la antología Fuentes de la constancia. Los poetas novísimos consideraron a Gil-Albert como uno de sus maestros y durante la década del setenta comenzaron a publicarse los libros que el autor alcoyano había ido escribiendo en su exilio interior durante los veinte años anteriores: Crónica general (1974), Valentín (1974), Mesa revuelta, (1974), Heraclés (1975), Memorabilia (1975), Homenajes e in promptus (1976), A los presocráticos (1976), El retrato oval (1977), El ocioso y las profesiones (1979) y Breviarium vitae (1979), entre muchos otros.

 

           En 1982 recibió el Premio de las Letras del País Valenciano, al que siguieron la Medalla al Mérito de Bellas Artes y el Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Alicante. En 1986 fue nombrado Presidente del Consell de Cultura de la Generalitat Valenciana. También es Hijo Predilecto de Alcoy.

 

           Su obra, que bebe de la tradición grecolatina y de muchos otros clásicos, es uno de los grandes monumentos de la literatura española del siglo XX, pues bascula entre una poesía de raíz culturalista y una prosa que destila un exquisito intimismo, plasmada en sus obras memorialísticas. Sin duda, la disolución de los géneros literarios convencionales es una de las características más interesantes de la prosa de un poeta que, a caballo entre la generación del 27 y del 36, logró reintegrarse a la vida cultural española tras haber pertenecido a la amplia nómina de la “España peregrina”. El actual Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert adoptó el nombre del gran poeta alcoyano en 1984.

​​
IAC GIL-ALBERT: Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert. Casa Bardín. Calle San Fernando, 44, 03001 Alicante. 965 12 12 14